RT Myriad - шаблон joomla Joomla

Workshop Iluminación (Mdeo.)

Día 1:
Toma 1: Retrato con modelo estilo Pictorialismo Fotográfico (Kris Shettsel).
Toma 2: Desnudo Artístico con luz Barroca estilo Caravaggio.

Día 2:
Toma 1: Retrato actor masculino estilo Tenebrismo de Rivera (Nacho Duarte).
Toma 2: Toma Danza en locación estilo Jeanloup Sief.

Los estudiantes fotografían cada uno por separado cada puesta de luz dirigiendo a los modelos.


Docente: Adrian Markis
Inicio: 10 y 11 de Junio, 10:30 a 19:30hs
Cupo máximo: 12 estudiantes
Costos: $5000 - $4500 estudiantes y ex-estudiantes Aquelarre.

 

Adrián Markis.

Fotógrafo Argentino nacido en 1979, con residencia actual en la ciudad de Buenos Aires Argentina.

Sus estudios de fotografía comienzan por el año 1992, cursando en varias escuelas de fotografía porteñas, Estímulo de Bellas Artes, Foto Club Argentino, Foto Club Buenos Aires, Escuela Creativa de Andy Goldstein y Escuela Motivarte. 

Sus primeros trabajos en la fotografía fueron asistencias a varios fotógrafos profesionales durante los primeros años, en el 2003 comienza su desarrollo profesional independiente, comenzando a trabajar para editoriales, estudios de diseño y  algunas agencias de publicidad en Buenos Aires. 

Desde el 2008 se desempeña como docente de fotografía, especializado en Arte Digital y Post Producción, trabajando principalmente en Buenos Aires, ciudades del interior de Argentina y en la ciudad de Montevideo, en el ámbito comercial trabaja para empresas, editoriales y agencias de publicidad. 

Las fotografías de Adrián son potentes, cargadas de tensión, emotividad y sensaciones. Hasta sus trabajos más documentales están tan colmados de subjetividad que resulta imposible apreciarlas sin comprometerse emocionalmente. Son imágenes donde lo bello es hermoso y lo oscuro tiene una densidad desgarradora. El proceso creativo responde siempre a una inquietud inicial: resolver una búsqueda estética. Su proceso tiene una clara premisa: hacer, hacer y no dejar de hacer nunca. Cuando deja de sacar fotos por un tiempo, siente culpa. Piensa que lo más importante es estar haciendo constantemente, y es por eso que nunca se detiene. Los resultados no son ingenuos: con sus trabajos, Adrián aborda temáticas tan profundas, dolorosas y vigentes como la desigualdad social, la tensión y violencia con la que se vive en la ciudad, la mediocridad de la vida moderna o lo asfixiante y aplastante que puede resultar la rutina. (texto: Pedro Palacios).